El binomio necesario de la comunicación y la innovación

07APR 21 ComBoca - El binomio necesario de la comunicación y la innovación

Cuando planteamos este tema en nuestro blog de Comboca, como profesionales de la comunicación nos cuestionamos si el orden de las palabras altera el resultado, y lo cierto es que sí. En una era en la que ya no concebimos el mundo sin evolución o cambio constantes, tan importante resulta comunicar innovación como innovar en comunicación; y no necesariamente todas las empresas y todas las agencias han hecho este planteamiento diferenciador.

Comunicación e innovación constituyen un binomio inseparable porque ni los más exitosos avances, cambios o disrupciones lo van a ser si no se comunican con eficacia e inteligencia; ni los más formados equipos de expertos van a ser capaces de apostar por una innovación integral en sus compañías sin una comunicación audaz, tanto interna como externa, que conecte a cada departamento y a cada equipo, extienda el relato y lo dé a conocer fuera, allí donde puede hallar aliados cruciales en su innovación: emprendedores, consumidores, financiadores, centros de investigación, universidades, administraciones y hasta competidores.

Comunicar innovación es propiciar la evolución y el cambio; poner al servicio de la sociedad de forma inteligible ideas disruptivas e innovadoras es, no solo una necesidad, sino un plus en ese papel innovador de empresas e instituciones. Es más que necesario comunicar el proceso de innovación empresarial, y todas aquellas decisiones que apuestan por una evolución en la manera de concebir la propia empresa, el producto o servicio, la fabricación y la distribución.  La comunicación, por tanto, debe ser más que un instrumento, tiene que formar parte estratégica de la cultura de la innovación.

Innovar en comunicación

En el otro lado, adaptar la comunicación a la revolución y el cambio que se está sucediendo en nuestro ámbito profesional es obligado. Innovar en comunicación es dar la vuelta el viejo esquema de los elementos (emisor, receptor, mensaje y canal) y aprovechar las enormes posibilidades que nos da la tecnología para generar un relato más preciso y transmitirlo mucho más lejos y mucho más alto. Debemos conocer y profundizar en todas estas herramientas que la innovación pone a nuestro alcance para mejorar la forma en la que comunicamos.

Ya hemos superado la comunicación 2.0 y nos acercamos a las siguientes fase, donde a los nuevos canales, nuevos formatos y nuevos actores (tanto emisores como receptores) se han sumado elementos tan innovadores como el big data o la hiper segmentación, y pronto llegará la era de la inteligencia artificial o la realidad aumentada.  En definitiva, tenemos que construir un relato y captar la atención desde nuevas propuestas, apoyándonos en los soportes, canales y tecnología que nos ofrece la innovación en la comunicación.