Lecciones que pueden aprender los portavoces corporativos de un debate preelectoral

22APR 21 ComBoca - Lecciones que pueden aprender los portavoces corporativos de un debate preelectoral

Cuando desarrollamos formaciones de portavoces en ComBoca, es frecuente escuchar reflexiones del tipo “es que yo no quiero ser como los políticos, que nunca contestan a lo que se les pregunta”. Se podría pensar que el hecho de que tantas personas tengan esa impresión es un fracaso de la comunicación o de los portavoces, pero sería una conclusión simplista y precipitada. 

¿Son malos comunicadores nuestros políticos? ¿Es que no les asesoran adecuadamente? ¿Será que no siguen las indicaciones de sus asesores? ¿Acaso no son capaces de hacerlo “mejor”? Seguramente habrá tantas respuestas como políticos vemos cada día en los medios, pero antes de contestar ninguna de ellas debemos tener en cuenta un aspecto fundamental: La comunicación política no es igual que la comunicación corporativa. No debe analizarse a ningún político como si fuera portavoz de una empresa porque ni sus objetivos ni su situación ni sus públicos son los mismos. 

En un debate preelectoral, cada partido y cada candidato han analizado previamente su situación y sus expectativas, y han elaborado una estrategia específica para lograr un objetivo concreto. Lo habrán hecho con más o menos detalle y con más o menos acierto, pero para valorar si lo han hecho bien o mal, deberíamos tener en cuenta qué querían conseguir.

Teniendo claro todo esto, nos queda plantearnos si un portavoz corporativo puede o aprender algo de los políticos. La respuesta, en nuestra opinión, es rotundamente sí. Para empezar, la política y los debates tienden a llevar la comunicación a sus límites, hasta el punto a veces de la exageración. Eso hace que resulte más fácil identificar aciertos y errores.

Para mejorar nuestra capacidad como comunicadores en general y como portavoces corporativos en particular, podemos escoger a un candidato que nos haya gustado mucho durante el debate y al que menos nos haya gustado. Analicemos, de cada uno de ellos, algunos puntos clave: 

Estos siete puntos son solo algunos de los que trabajamos en las formaciones de portavoces. Es importante que quienes tienen la responsabilidad de ser la cara visible de una compañía se preparen antes de reunirse con un periodista o participar en un evento. Formación y práctica son factores determinantes para alcanzar el éxito, pero la reflexión individual de cada uno cuando observa a otros portavoces también es una buena forma de aprender.