¿Puedo permitirme invertir en comunicación?

Hace unos días leíamos la noticia de que apenas un 55% de las Pymes en nuestro país cuenta con un departamento específico de comunicación. Entre este porcentaje, son las startups las que más importancia dan a esta área, contratando incluso a más de un profesional para hacerse cargo de la misma.  Según el estudio, realizado por Oak Power Comunicación, la principal causa de esta baja inversión en comunicación para las pymes es la falta de capital (29%) y la creencia de que no es necesario (24%).

Centrémonos en este último punto. La irrupción de Internet, su uso generalizado y, sobre todo, la facilidad técnica para manejar las nuevas herramientas sociales en la red, ha llevado a muchos emprendedores y pequeñas empresas a pensar que la comunicación consiste únicamente en abrir una página en Facebook o un perfil en Twitter. Pero, ¿puede cualquiera manejar esos perfiles e interactuar de forma constante y correcta con el público objetivo y/o posibles clientes? La respuesta es no. Comunicar tu marca, tus objetivos y proyectar una buena imagen de tu negocio requiere de profesionales con preparación y experiencia para afrontar los retos que presenta un mercado que, por muy localizado que esté, siempre acaba siendo global.

Si bien es cierto que cada empresa necesita de su propia estrategia de comunicación, es cierto que cómo diseñarla depende de varios factores como el tamaño, el sector en que se desarrolla o su localización. Es decir, puede que a Ferretería Pepe, situada a dos calles de tu casa, le aporte poco salir en la portada de un gran medio económico. Pero eso no significa que no tenga que comunicarse con sus clientes para dar a conocer sus servicios y así poder seguir creciendo o, como mínimo, mantener su volumen de negocio.

Esto nos lleva de nuevo al primer punto. La idea errónea de que la comunicación es cara. En primer lugar, ¿qué se considera caro? El hecho de que la comunicación se base en cuestiones intangibles hace difícil establecer un presupuesto justo para las acciones que la engloban pero, una cosa está clara: la mejora de la reputación corporativa tiene siempre un impacto positivo en la cuenta de resultados porque, como ya hemos dicho, ayuda a fidelizar la cartera de clientes actual y potencia su crecimiento. Por tanto, si con una pequeña inversión puedo ayudar a mejorar mi negocio ¿por qué no plantearlo?

Por ultimo, conviene contemplar la idea de externalizar el servicio. Si crear un departamento de comunicación propio supone una inversión demasiado alta para la empresa, siempre puede plantearse la opción de contratar a una agencia de comunicación que realice estas acciones a un precio más asequible e incluso plantear acciones puntuales en el tiempo con un presupuesto cerrado.

En definitiva, ya que hemos concluido que la comunicación puede ser un buen añadido para su empresa, será mejor que la deje en manos de profesionales para que usted pueda dedicarte a lo suyo, que es hacer crecer su negocio para poder ganar dinero.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*